7 septiembre 2014
Las Hermanas Leidi y Dilcia en el día de su profesión perpetua en la Capilla del Colegio Inmaculada Concepción de la Vega en República Dominicana

Parece que fue ayer que las Hermanas de las Comunidades del Vicariato nos reuníamos en la Capilla del Colegio Inmaculada Concepción de la Vega, para acompañar a las Hermanas Leidi y Dilcia en el día de su profesión perpetua, el 7 de septiembre de 2014.

Junto con ellas, dimos gracias a Dios en la Celebración de la Eucaristía y pedimos por medio de la Santísima Virgen, maestra y guía en el camino del seguimiento a Jesús, que le permanezcan fieles hasta el final de sus días viviendo su Consagración Religiosa como lo quería nuestra Madre fundadora, Beata Madre Carmen del Niño Jesús.

Las Hermanas del Vicariato, también dimos gracias a Dios por la presencia de Madre General Inmaculada Ríos y su secretaria María Dolores Artacho, quienes llegaron desde España para la Celebración de los Votos perpetuos de las Hermanas Dilcia y Leidi.

Los días de visita fraterna de las Madres al Vicariato de las Antillas, República Dominicana, fueron regalos, gracias y alabanzas a Dios. EL Señor, también nos permitió poder compartir y celebrar en un ambiente sencillo y fraterno la Celebración Eucarística del 50 aniversario de las Bodas de Oro de la Consagración Religiosa de Madre General Inmaculada Ríos Domínguez.

Terminamos con las palabras del Papa Francisco:

“Las personas consagradas son un signo de Dios en diferentes entornos, levadura para el crecimiento de una sociedad más justa y fraterna y una profecía de compartir con los jóvenes y los pobres. Así entendido y vivido, nos aparece la vida consagrada como realmente es: ¡un regalo de Dios! Cada persona consagrada es un regalo para el pueblo de Dios”.

¡Bendito sea Dios que tanto nos quiere!

Vicariato de las Antillas, Santo Domingo. República Dominicana.

Un vídeo recuerdo de ese día...

Ver el vídeo en el Canal YouTube de Madre Carmen
COMPARTIR NOTICIA